Cuando el medio es el mensaje

Tan importante es lo que dices como el cómo lo dices.  ¿Que pensarías de un profesional que llega tarde a su cita, se le olvida en la oficina la información que te traía, va mal vestido, sucio y además no para de contestar las llamadas que le hacen, interrumpiendo la reunión a cada momento? ¡Exacto!  Sería un impresentable y cualquier cosa que te estuviera proponiendo no tendría mucha credibilidad, por no decir ninguna.

En el mundo virtual sucede algo idéntico.  Si una página web tarda mucho en cargar o es confusa y es difícil de usar; o no te ofrece los contenidos que tú esperas y tiene noticias de hace 3 años, la página se convierte en una web impresentable, literalmente hablando. La experiencia que obtendremos al recibir el mensaje distorsionará el contenido semántico del mensaje y anulará gran parte de su capacidad, resultando incluso contraproducente.

Por ejemplo:

soY uN A perSONa mUy ORDen-ada

 

Este texto nos dice que somos ordenados con un mensaje que transmite justo lo contrario, desorden. No solamente dirá de nosotros que somos desordenados, sino que además proyectará una duda bastante razonable sobre quiénes somos realmente, cual es nuestro estado mental e incluso moral: “- ¿Me está mintiendo diciéndome que es una persona ordenada o es que no se da cuenta?”  La  respuesta es sencilla: da igual. La credibilidad del emisor del mensaje ya estará seriamente dañada y por tanto también sus opciones de establecer una comunicación efectiva y positiva para nosotros.

¡Orden, por favor!

Tu página web es tu casa y como tal debe estar siempre limpia, ordenada, iluminada y agradable a la vista. Debe estar preparada y en perfecto estado de funcionamiento y, si es posible, con cosas interesantes que enseñar y contar.  Se acabaron los tiempos en los que hacíamos la vista gorda a páginas desactualizadas, mal diseñadas o defectuosas. Hoy en día no hay tiempo que perder ni visita que desaprovechar, porque a la vuelta de un clic hay otro profesional haciéndonos la competencia y tu ya no tendrás una segunda oportunidad para contarle quién eres o qué haces. La dinámica ha cambiado para siempre y sólo aquellos que ofrezcan su mejor versión tendrán la oportunidad de convertir una visita a la web en un contacto (lead) y luego éste en un cliente.

Saludos.

Carlos Díez Tarín
CEO – Wrafico.com